Síguenos en Twitter

Búscanos en Facebook

Suscríbete a nuestro canal de videos

Ocho niños han logrado su curación total de cáncer en el IEC

Se consolida Cancerología como institución que da atención de alta especialidad con éxito a niños con esta patología, señala la Secretaría de Salud
En junio pasado sonó por octava ocasión este año la campana de alta en el área de Oncología Pediátrica del Instituto Estatal de Cancerología (IEC) de la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado al dar de alta a un joven de 22 años que se curó totalmente de Linfoma de Hodgkin que se le detectó a los 14 años de edad, luego de más de 7 años de estudios, tratamientos, hospitalización y vigilancia médica.

La dependencia destacó que tal hecho habla de que el IEC trata niños con cáncer y marca historias de éxito, por lo que se ha consolidado como una institución que puede brindar atención de alta especialidad con éxito a los niños que presentan esta patología.

Al respecto, el área de Oncología Pediátrica del IEC explicó que sonar la campana representa la liberación de la necesidad de los niños pacientes de estar viniendo a supervisar su estado de salud durante 5 años y de depender de la angustia de que se vuelva presentar el tumor, luego de casi 3 años de tratamiento y de vigilancia médica.

Citó que 7 de cada 10 niños (70 %) que se atienden en el IEC logran su recuperación y darse de alta completamente, lo que implica un diagnóstico oportuno, un tratamiento efectivo, un apego al tratamiento y un esfuerzo familiar.

Asimismo, dijo que con el equipo multidisciplinario de especialistas del IEC que atiende cada caso y personal del Hospital Regional Universitario que apoya con la terapia se ha logrado que el 80 % de los niños que llegan en etapas tempranas de 1 y 2 y que 3 menores que arribaron en fases avanzadas de 3 y 4 alcancen su curación.

De la misma manera, expuso que hay niños que requieren un tratamiento de 6 a 12 meses, y en el caso de las leucemias dura casi 3 años por las complicaciones que en ocasiones se presentan. Sin embargo, al terminar su tratamiento se inicia el proceso de vigilancia con citas médicas cada mes, cada dos, cada 3 meses y así sucesivamente hasta completar 5 años.

Durante estas citas se revisa que no haya actividad tumoral mediante estudios para corroborar que el niño o adolescente no vuelva a presentar la enfermedad, y después de un seguimiento de 5 años –según estadística ya establecida-, se termina esta vigilancia y se comunica que no hay posibilidad de que el tumor regrese.