Síguenos en Twitter

Búscanos en Facebook

Suscríbete a nuestro canal de videos

Con obesidad aumenta riesgo de complicaciones por influenza

21 de Diciembre de 2017
El 30 % de los casos de H1N1 en la epidemia del 2009 eran pacientes con este problema, refiere la Secretaría de Salud
Las personas con obesidad corren más riesgo de ser hospitalizadas por complicaciones de la influenza como las neumonías, tanto en hospitales generales como en unidades de cuidados intensivos, en donde las estancias hospitalarias son más prolongadas si estos pacientes necesitan ventilación mecánica, indicó la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado.

Reiteró que con obesidad se tiene más posibilidad de padecer la influenza porque en estas personas disminuye la producción de algunas sustancias o células que participan en la respuesta inmunológica, lo que hace que el funcionamiento del sistema inmune no sea apropiado y sea más susceptible de afectarse por el virus de esta infección.

Asimismo, la obesidad provoca que la capacidad pulmonar esté disminuida debido al acumulamiento de grasa en la caja torácica, lo que causa que la capacidad de ventilación y la sangre se vea disminuida al no llegar adecuadamente a los tejidos.

La dependencia dijo que si se extrapola l 70 % de los mexicanos tienen obesidad, entonces 7 de cada 10 casos de influenza –en mayor o menor cantidad- podrían ser personas que tienen este problema de salud pública, reconocido también como uno de los principales factores de riesgo para padecer esta infección respiratoria aguda.

Al respecto, especialistas del Hospital Regional Universitario citaron que en la epidemia de influenza H1N1 del 2009, la obesidad fue reconocida como uno de los principales factores de riesgo para esta infección, ya que el 30 % de los casos de este virus eran pacientes con este problema.

Por ello, recomendaron a las personas con obesidad o con padecimientos crónicos extremar sus cuidados, siendo la vacunación la medida de prevención más importante, además de las medidas preventivas ya conocida como evitar el contagio a través de no tocarse ojos, nariz y boca con las manos; lavarse éstas con agua y jabón frecuentemente; cubrirse la nariz con el antebrazo al toser o estornudar; evitar la exposición a contaminantes ambientales como el polvo, y abstenerse de fumar o retirarse de donde haya humo de cigarro.

En caso de tener la enfermedad, sugirieron a los pacientes cubrirse la boca para evitar contaminaciones, ya que hay personas que su sistema inmunológico es menos competente; no salir para evitar diseminar el virus, y no acudir a lugares concurridos.