ACTIVIDAD FÍSICA HABITUAL DISMINUYE RIESGO DE DIABETES

Caminar 30 minutos al día puede reducir esta posibilidad hasta un 40 %, cita la Secretaría de Salud en el Día Mundial de la Diabetes
Practicar ejercicio físico en forma habitual mejora la resistencia a la insulina, factor clave en el desarrollo de la diabetes mellitus, por lo que las personas que lo hacen regularmente constituyen menos casos de diabetes tipo 2 que aquellas otras que permanecen sedentarias, sobre todo en las que ya tienen alto riesgo de padecer esta enfermedad, señaló la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado.

En el marco del Día Mundial de la Diabetes, la dependencia refirió que la Organización Mundial de la Salud indica que está demostrado que 30 minutos de actividad física moderada al menos por 4 ó 5 días de la semana y una dieta equilibrada reducen el riesgo de desarrollar este padecimiento tipo 2.

Al respecto, la Federación Internacional de la Diabetes señala que caminar con regularidad durante al menos 30 minutos al día, por ejemplo, ha demostrado reducir el riesgo de esta enfermedad entre un 35 y 40%.

En este sentido, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos coinciden en que los resultados de un importante estudio demostraron que se puede demorar la aparición de la enfermedad y posiblemente prevenirla, mediante la pérdida de un poco de peso (entre un 5 a un 7% del total del peso corporal) practicando 30 minutos diarios de actividad física y alimentándose en forma más saludable.

Los estudios de investigación han descubierto que la pérdida de peso y el ejercicio moderado pueden prevenir o demorar la aparición de la diabetes tipo 2 en la población adulta, ya que con el ejercicio los niveles de glucosa sanguínea son extraordinariamente bien mantenidos, lo que ayuda a conservar la función del sistema nervioso central.

De esta manera, la OMS establece que la coexistencia de obesidad es frecuente en personas con diabetes, especialmente en aquellos con grasa acumulada en la región abdominal, ya que una de las características de esta enfermedad es la resistencia a la insulina, de ahí que es vital que el paciente baje de peso para que logre aumentar su sensibilidad a la insulina y disminuya las concentraciones de glucosa en la sangre.

En síntesis, para ayudar a prevenir la diabetes de tipo 2 y sus complicaciones, la Secretaría de Salud dijo que es necesario alcanzar y mantener un peso corporal saludable con una actividad física de al menos 30 minutos; consumir una dieta saludable que evite el azúcar y las grasas saturadas, y evitar el consumo de tabaco, puesto que esta práctica aumenta el riesgo de sufrir diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Por ello, añadió que el equipo de nutriólogos y activadores físicos intervienen en la población adulta y escolar con el fin de modificar y fomentar hábitos saludables a través de talleres, pláticas, orientaciones, asesorías, capacitaciones y atención a población con sobrepeso y obesidad, lo cual se realiza en cada uno de los centros de salud de las 10 cabeceras municipales, las Unidades de Especialidades Médicas (UNEMEs), los planteles de educación básica y los grupos de ayuda mutua que tiene en las jurisdicciones sanitarias.

De la misma manera, en las citadas unidades del primer nivel de atención se aplica el “Cuestionario de Riesgo” para diabetes, obesidad y presión arterial a la población mayor de 20 años que por primera vez acude a consulta, a fin de detectar factores de riesgo que pueda ser determinante para desarrollar una enfermedad crónica no trasmisible como lo es la diabetes.

Síguenos en Twitter

Búscanos en Facebook

Suscríbete a nuestro canal de videos