Síguenos en Twitter

Búscanos en Facebook

Suscríbete a nuestro canal de videos

Preparados Hospitales para manejo multidisciplinario al dengue

17 de Julio de 2017
A pesar de baja incidencia este año
En los Hospitales de Colima, Tecomán Y Manzanillo de la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado el manejo del dengue grave (hemorrágico) y dengue no grave (clásico), pero con datos de alarma, es multidisciplinario con una atención médica de especialistas que inicia por lo general en el área de Urgencias con el diagnóstico y referencia del médico general o urgenciólogo.

Con esta atención especializada, a la que se incorpora el personal de Enfermería, Nutrición y Trabajo Social, en los nosocomios se ha podido restablecer la salud de los pacientes que en anteriormente presentaron con dengue grave y no grave, resultando fundamental en este proceso la atención oportuna que en otros casos no se ha podido otorgar porque ya acudieron previamente a otra atención o son producto de la automedicación.

La especialista en medicina interna del Hospital Regional Universitario, Xóchitl Rodríguez Ceballos explicó que la puerta de entrada de un paciente con dengue es a través del servicio de Urgencias, en donde se elabora una nota clínica y se mandan hacer estudios de laboratorio, practicándose una biometría hemática y la serología correspondiente para aislamiento viral dentro de los primeros cinco días o la realización de otros estudios como la hemoglobina después de este período.

De esta manera, el manejo clínico del dengue grave es multidisciplinario, iniciando por la atención del médico general o urgenciólogo. Posteriormente, interviene el internista, terapista e intensivista, contándose con el apoyo del personal de Enfermería, Nutrición y Trabajo Social.

El tratamiento inicial es de soporte y sintomático, de tal manera que si hay fiebre y dolor articular, se procede al control de estos síntomas, manteniendo al paciente en reposo y dando datos de alarma (hemorragias y disminución de la cuenta de plaquetas).

En este sentido, mientras hay fiebre, persiste el malestar general, la cefalea y el dolor óseo-muscular, pero al momento que ésta cede, que puede ser al quinto o séptimo día, se podrá enfrentar la fase crítica del dengue grave.

En el caso del dengue grave, el paciente tiene que estar hospitalizado y dársele el manejo de soporte, como mantener signos vitales estables, vigilar la diuresis, la presión arterial y la frecuencia cardíaca, así como observar que tolere la vía oral.

Expuso que un paciente con dengue no grave puede requerir 24 ó 48 horas de hospitalización, lo cual se define en base a la evolución clínica y a los estudios de laboratorio. Y en caso del dengue grave, puede ser de 3 a 5 días, aun cuando se comprometería más la estabilidad del mismo si tiene otros padecimientos.

Finalmente, precisó que ante todo paciente que llegue con datos clínicos y cumpla con la definición operacional de dengue, se realiza la vigilancia epidemiológica para que se tomen las acciones de prevención y control en la comunidad.